Cámara de Estaciones de Servicios, Garages y Afines de Rosario

Recomendaciones para la prevención del Coronavirus

13-03-2020 - Estimado asociado. Remitimos información respecto a las recomendaciones brindadas por el Ministerio de Salud de la Nación para empresas con atención al público.

Enviar
1. Recomendaciones visuales
En todo momento es recomendable poner a disposición del público información sobre la adecuada higiene de manos y la apropiada higiene respiratoria o manejo de la tos ante la presencia de síntomas de una infección respiratoria.

Las recomendaciones visuales suelen ser de utilidad como recordatorios en todos los puntos de acceso a las instalaciones. Se sugiere su ubicación en lugares fácilmente visibles para el público general, pasajeros, visitantes. Dependiendo del tipo de organismo o empresa de que se trate, es deseable incluir mensajes en varios idiomas.

2. Adecuada higiene de manos
Una adecuada higiene de manos puede realizarse a través de dos acciones sencillas, lavado de manos con agua y jabón, o con soluciones desinfectantes.
• Las soluciones a base de alcohol son el estándar internacional por alta eficiencia demostrada.
• El lavado de manos es una opción igual de efectiva, pero debe garantizarse que los suministros necesarios estén siempre disponibles.
• También se sugiere la colocación de material gráfico que demuestre como debe realizarse la higiene de manos adecuada.

Es importante higienizarse las manos frecuentemente sobre todo:
• Antes y después de manipular basura o desperdicios.
• Antes y después de comer, manipular alimentos y/o amamantar.
• Luego de haber tocado superficies públicas: mostradores, pasamanos, picaportes, barandas, etc.
• Después de manipular dinero, llaves, animales, etc.
• Después de ir al baño o de cambiar pañales.

2.1 Lavado de manos con agua y jabón
El lavado de manos requiere asegurar insumos básicos como jabón líquido o espuma en un dispensador, y toallas descartables o secadores de manos por soplado de aire.

Método adecuado para el lavado de manos con agua y jabón
• Para reducir eficazmente el desarrollo de microorganismos en las manos, el lavado de manos debe durar al menos 40–60 segundos.
• El lavado de manos con agua y jabón debe realizarse siguiendo los pasos indicados en la ilustración.


2.2 Higiene de manos con soluciones a base de alcohol
Higiene de manos con soluciones a base de alcohol (por ejemplo, alcohol en gel) es un método práctico para la higiene de manos.

Método adecuado para el uso de soluciones a base de alcohol
• Para reducir eficazmente el desarrollo de microorganismos en las manos, la higiene de manos con soluciones a base de alcohol debe durar 20 – 30 segundos.
• La higiene de manos con soluciones a base de alcohol se debe realizar siguiendo los pasos indicados en la ilustración.


3. Adecuada higiene respiratoria
La higiene respiratoria refiere a las medidas de prevención para evitar la diseminación de secreciones al toser o estornudar. Esto es importante, sobre todo, cuando las personas presentan signos y síntomas de una infección respiratoria como resfríos o gripe.
• Cubrirse la nariz y la boca con el pliegue interno del codo o usar un pañuelo descartable al toser o estornudar.
• Usar el cesto de basura más cercano para desechar los pañuelos utilizados.
• Limpiar las manos después de toser o estornudar.

Las empresas y organismos deben garantizar la disponibilidad de los materiales para facilitar el cumplimiento de una adecuada higiene respiratoria en áreas de espera u alto tránsito.
• Disposición de cestos para el desecho de los pañuelos usados que no requieran de manipulación para su uso: boca ancha, sin una tapa que obligue al contacto.

4. Desinfección de superficies y ventilación de ambientes
La contaminación de superficies y objetos es una de las vías más frecuentes de trans- misión de las infecciones respiratorias. Se recuerda que diversas superficies deben ser desinfectadas regularmente para minimizar el riesgo de transmisión por contacto: mos- tradores, barandas, picaportes, puertas, etc.

La desinfección debe realizarse diariamente y esta frecuencia, depende del tránsito y de la acumulación de personas, la época del año y la complementación con la ventilación de ambientes.

Antes de aplicar cualquier tipo de desinfectante debe realizarse la limpieza de las super- ficies con agua y detergente. Esta limpieza tiene por finalidad realizar la remoción mecá- nica de la suciedad presente.

4.1 - Limpieza húmeda
La forma sugerida es siempre la limpieza húmeda con trapeador o paño, en lugar de la limpieza seca (escobas, cepillos, etc). Un procedimiento sencillo es la técnica de doble balde y doble trapo:
• Preparar en un recipiente (balde 1) una solución con agua tibia y detergente de uso doméstico suficiente para producir espuma.
• Sumergir el trapo (trapo 1) en la solución preparada en balde 1, escurrir y friccionar las superficies a limpiar. Siempre desde la zona más limpia a la más sucia.
• Repetir el paso anterior hasta que quede visiblemente limpia.
• Enjuagar con un segundo trapo (trapo 2) sumergido en un segundo recipiente (balde 2) con solución de agua con detergente.

4.2 - Desinfección de las superficies
Una vez realizada la limpieza de superficies se procede a su desinfección.

Con esta solución pueden desinfectarse las superficies que estén visiblemente limpias o luego de su limpieza. Esta solución produce rápida inactivación de los virus y otros microorganismos El proceso es sencillo y económico ya que requiere de elementos de uso corriente: agua, recipiente, trapeadores o paños, hipoclorito de sodio de uso doméstico (lavandina con concentración de 55 gr/litro):
• Colocar 100 ml de lavandina de uso doméstico en 10 litros de agua.
• Sumergir el trapeador o paño en la solución preparada, escurrir y friccionar las super- ficies a desinfectar.
• Dejar secar la superficie.

El personal de limpieza debe utilizar equipo de protección individual adecuado para limpieza y desinfección.

4.3 – Ventilación de ambientes
La ventilación de ambientes cerrados, sobre todo en período invernal o de bajas tempera- turas debe hacerse con regularidad para permitir el recambio de aire.

En otras circunstancias y lugares se recomienda que se asegure el recambio de aire me- diante la abertura de puertas y ventanas que produzcan circulación cruzada del aire.

5. Uso de barbijos
No se recomienda el uso de barbijos, de manera rutinaria, en trabajadores y trabajadoras que atienden al público.

El uso de barreras protectoras personales como los barbijos solo está recomendado para:
• Personas que presentan síntomas respiratorios detectados.
• Personal de salud que atiende a personas con síntomas respiratorios.


Al pie de la nota podrá descargar dos archivos PDF con recomendaciones para imprimir.
 
Whatsappeanos