Expendedores reclaman beneficio financiero similar al de compañías petroleras

07-06-2018 - Especialistas del sector proponen que las Estaciones de Servicio puedan aprovechar la ventaja que el Estado les otorga a las compañías, de diferir la liquidación del monto de los impuestos a los combustibles para reducir su capital de trabajo por la venta de tarjetas de crédito
Enviar
Una original iniciativa propondrán los expendedores a sus proveedores para neutralizar el perjuicio financiero que les plantea los ciclos de cobros y pagos de combustibles. La idea fue planteada por el Director Ejecutivo de la Cámara de estacioneros de Rosario, Cristian Bergmann y logró gran aceptación entre los asociados de la entidad.

Se trata de trasladar al operador la ventaja que gozan las petroleras y que es utilizada a su favor: la obligación de ingresar los impuestos a los combustibles según la RG 4233 de AFIP, mediante la cual se establece el régimen de anticipos.

Desde CESGAR plantearon esta innovadora alternativa, que busca poner en igualdad de condiciones a todos los operadores del mercado. Esto se deba a que los operadores de YPF tienen un convenio de acreditación de ventas con tarjetas de crédito a 48 hs, y el resto de las
banderas no gozan del beneficio.

Según detalló el consultor, el cronograma les permite a las compañías financiarse con impuestos cobrados al contado e ingresados con un diferimiento que les genera un gran beneficio, otorgándoles la posibilidad de devengar los gravámenes muy cómodamente.

En el caso de las naftas los anticipos son los días 3, 8, 20, 24 de cada mes. En el caso del gasoil los días 24 solo ingresan el 30 por ciento de los impuestos establecidos para ese combustible.

Bergmann explica que del precio en surtidor, una cuarta parte corresponde al impuesto a los combustibles líquidos e impuesto al dióxido de carbono. “Buscamos que ese beneficio se vuelque al expendedor para reducir su capital de trabajo, el cual se encuentra agravado por la
comercialización mediante tarjetas de crédito, disminuyendo su rentabilidad”, señaló.

Respecto a este último punto, comparó la situación del sector con el del comercio minorista en general, y tomó como referencia rubro Indumentaria: “Considerando la remarcación del 100 por ciento sobre el costo, el arancel representa un 3 por ciento del margen bruto, mientras que para las estaciones es 4 veces mayor”.

Otro dato es el plazo de acreditación, que para esta actividad representa al menos 18 días hábiles, mientras que el pago de las na_as y el gasoil se saldan por adelantado o como máximo a las 48 horas. “Tomando en cuenta los días de venta pendientes de cobro para las
operaciones con tarjetas de crédito, es evidente el desfasaje financiero”, resalta Bergmann.

El análisis incluyó también la incidencia del aumento de precio, como el ocurrido días atrás. “Si tomamos una boca de expendio de 350.000 litros de venta mensual y consideramos que el 25 por ciento se efectúa con tarjeta de crédito (87500 litros), la comparación del margen bruto contra el nuevo costo arroja un quebranto de $1,56 por litro”, concluyó el especialista.

Fuente: Surtidores.com
clear

Notas
Recomendadas

File: inc_more_recommended.htm
clear