Por vender combustibles con tarjetas, las estaciones resignan el 70 por ciento de su utilidad

16-01-2018 - Es la conclusión de un estudio realizado por una Cámara empresaria del sector que analizó las consecuencias que acarrea una operación con plásticos. Advierten que en Brasil ya se cobra diferenciado el pago en efectivo.
Enviar
Argentina es el segundo país más caro de la región, después de Uruguay. Tal condición también los empatiza en la situación que atraviesan las Estaciones de Servicio ubicadas a uno y otro lado del Río de la Plata, y por la cual, en una muestra de camaradería y trabajo en equipo, operadores de la región de Maldonado, con foco específico en la localidad balnearia de Punta del Este, se reunieron con diversos referentes del sector expendedor argentino para analizar la situación de comercialización con tarjetas de crédito.

Los empresarios de ambos países cuestionan las condiciones que les imponen los bancos y las empresas por la venta de combustibles con plásticos. En ese sentido los representantes argentinos expusieron los resultados de un estudio que explica las consecuencias del pago a través de esta herramienta.

Según los datos analizados por CESGAR, la venta con tarjetas en las condiciones actuales resulta inviable. Resulta que del precio de venta, el 90 por ciento son impuestos y costo de producto. Con el margen restante, deben contribuir a una estructura de costos fijos cada vez más extensa.

En consecuencia, el arancel de las entidades financieras representa el 13 por ciento del margen bruto. Si se suman las deducciones y retenciones que inciden financieramente, de esa venta, el operador resigna el 70 por ciento de su utilidad.

Según la entidad, comparando la venta de combustible con la venta de un local de indumentaria, la incidencia del arancel sobre el margen es radicalmente menor. En las Estaciones de Servicio es del 13 por ciento cuando en el comercio minorista es sólo del 3, cuatro veces menos.

Los expendedores recordaron que en abril del 2017, el gobierno nacional acordó con CAME y las empresas de tarjetas de crédito una rebaja progresiva de los aranceles. El convenio determinó el arancel máximo que podrán cobrar los plásticos a los comercios. La rebaja para el comercio minorista fue del 17 por ciento para las operaciones de crédito y del 20 para las de débito. Esta rebaja no se hizo extensiva para las operaciones en Estaciones de Servicio.

Finalmente, uno de los datos destacados del encuentro fue ofrecido por los estacioneros uruguayos, quienes revelaron que en Brasil, ya se pueden encontrar gran cantidad de bocas de expendio que discriminan los precios de venta de combustible en efectivo, de los precios con tarjeta de crédito. 


Fuente: www.surtidores.com.ar


clear

Notas
Recomendadas

File: inc_more_recommended.htm
clear