¿Cuanto le “queda” a la Estación de Servicio por cada litro de combustible vendido?

29-05-2017 - El “Simulador de Rentabilidad” desarrollado por la Cámara de Expendedores de la ciudad de Rosario, arroja una contribución marginal diferente para los casos de reventa y consignado. Por la suba de costos operativos aumentó el punto de equilibrio.
Enviar
La Cámara de Expendedores de la ciudad de Rosario (CESGAR) y un grupo de especialistas contables encabezado por la Contadora Carolina Gazquez, desarrolló una herramienta exclusiva para los asociados. Se trata de un valuador de empresas del sector expendedor, bajo las distintas características: consignado, reventa y GNC.

Luego de analizar diferentes escenarios de la actividad, el denominado “Simulador de Rentabilidad” concluyó que el Punto de equilibrio para un comercio de modalidad reventa es de 348.000 litros, mientras que para un consignado (YPF) el volumen necesario escala a 400.000 litros.

El relevamiento también precisa cuanto le “queda” a las Estaciones de Servicio por cada litro vendido. En ese sentido, determinó que la contribución marginal –tomando un precio al público de $20,39-, en el caso de las de reventa queda sólo $2,13, mientras que para consignadas la cifra desciende a $1,83.

Este margen operativo resulta insuficiente para desplegar la gestión sin sobresaltos, debido a diversos elementos que minan el beneficio que reporta el expendio de naftas y gasoil. Los principales, según detallan desde la entidad son: los costos directos, la presión impositiva y el incremento de los servicios públicos.

El primer factor es la magnitud del peso de la compra de combustibles. De $100 vendidos, 82 son costos directos. La diferencia de $18 pesos son los que contribuyen a afrontar los sueldos de empleados, alquileres e impuestos, entre una larga lista de gastos fijos.

Respecto al segundo componente, en la Provincia de Santa Fe, durante el año 2015 la alícuota para las Estaciones de reventa era de 2,5 por ciento. Actualmente para el periodo fiscal 2017 es del 3. Esa mayor carga impositiva obliga al expendedor a vender casi 5000 litros más mensuales para llegar al punto de equilibrio.

La incidencia de tarifas, principalmente en energía eléctrica, suma otro ingrediente desencadenante que aporta a la caída de la rentabilidad. Una expendedora que opera bajo la modalidad reventa debió vender 5.564 litros para enfrentar la suba, en tanto que las consignadas necesitaron despachar 5.828 litros de más para paliar los aumentos.

“En el caso de las expendedoras de GNC, cuyo consumo energético es sustancialmente mayor por el uso de los compresores, se necesitaron vender 7.828 m3 adicionales”, concluye el informe.

VENTAS EN DECLIVE

De acuerdo a un informe elaborado por la Confederación de Entidades del Comercio de los Hidrocarburos, (CECHA), comparando él total de las ventas de combustibles, exclusivamente a través de Estaciones de Servicio, entre el primer trimestre de 2017 versus igual período 2016, se observa una disminución del 1,50 por ciento.

La mayor incidencia negativa proviene de la caída volumétrica del gasoil G2 con un -12,21 por ciento y en menor escala la Nafta G2 (Súper) con – 0,93. En cuanto a los productos de mayor calidad, se registraron incrementos en Diesel ó G3 un + 8,97 y en Nafta G3 (Premium) + 7.64.

Considerando la diferencia de litros vendidos (siempre teniendo en cuenta el expendio al público) entre el primer trimestre de 2017 versus igual período 2016, la caída de la facturación a precios actuales por producto ascendió a 639,7 millones de pesos.

 


Fuente: Surtidores.com.ar
clear

Notas
Recomendadas

File: inc_more_recommended.htm
clear